Duna Viva y la democracia ambiental


¡Sigamos cuidando las dunas!

El 5 de junio de 2019, en pleno Día Mundial del Medio Ambiente en 2019, la Corte Suprema acogió dos recursos de protección presentados por Duna Viva en contra de las inmobiliarias Vimac y Reconsa, ordenando a las empresas paralizar sus dos proyectos, deteniendo la devastadora construcción en el Campo Dunar de la Punta de Concón. El Tribunal Supremo ratificó que ambas empresas estaban incumpliendo la legislación ambiental vigente y ordenó que las obras fueran ingresadas al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) además de exigir la tramitación de un Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

Previamente como Duna Viva iniciamos acciones legales frente a los municipios de Concón y Viña, dado que no se debió autorizar este tipo de construcciones sin un estudio previo. Inicialmente le solicitamos a la alcaldesa de la Ciudad Jardín, Virginia Reginato, declarar nulo el permiso de obra a Vimac, desgraciadamente no lo hizo y debimos recurrir a la Corte de Apelaciones de Valparaíso, quien ordenó no innovar, paralizando los efectos del acto jurídico que es técnicamente el permiso de obra, además la Superintendencia de Medioambiente exigió paralizar la construcción dado que no poseía el EIA.

Por su parte respecto a la inmobiliaria Reconsa, iniciamos el proceso de invalidación del permiso de obra en la Municipalidad de Concón, sin embargo, el Director de Obras Municipales (DOM) Julio Enrique Leigh de modo incluso doloso, demoró la decisión. A pesar de ello, de todas maneras, recurrimos al reclamo de ilegalidad en contra del alcalde Óscar Sumonte González y su DOM, declarando nulo el permiso de obra.

Estos triunfos judiciales para la comunidad de Viña del Mar y Concón permiten hacer “democracia ambiental” dado que exigen la elaboración en comunidad de un Plan de Manejo Ambiental, en búsqueda de una propuesta participativa, enfocada en estrategias que consideren medidas de prevención de riesgos y accidentes ambientales, así como la generación de medidas que permitan a mitigar, restaurar y compensar impactos ambientales negativos producto de la implementación de algún proyecto en el entorno del Santuario de la Naturaleza.

La comunidad de Viña del Mar y Concón gozará de la posibilidad de oponerse a la labor indiscriminada de las inmobiliarias y su destrucción del campo dunar. Esto apunta a un derecho fundamental de tercera generación, el derecho al medioambiente libre de contaminación. Toda la comunidad puede hacer observaciones en el Plan de Manejo, un hecho inédito en Chile, llevando la democracia ambiental a la comunidad.

Uno de los objetivos primordiales de Duna Viva es que se respeten las 50 hectáreas originalmente protegidas por el Consejo de Monumentos Nacionales durante 1993, cuando las dunas fueron declaradas Santuario de la Naturaleza, así como también la aplicación de un Plan de Manejo coherente, confiable y en el que la ciudadanía se involucre, manteniendo las decisiones judiciales firmes, de tal manera que sigamos protegiendo el campo dunar y prohibiendo cualquier tipo de construcción aledaña que intente destruirlas.

Duna Viva, organización para la conservación del Campo Dunar de Concón.